Elegir una silla para tocar el piano

El otro día, me dió por bajar al trastero y subir a casa mi silla tapizada que suelo usar para tocar mis instrumentos con la mala suerte de que no me sirve para tocar mi nuevo piano que compre aquí gracias a una noticia que leí en en el periódico de Huelva.

La silla me queda un poco baja a la altura ideal para tocar las teclas de mi maravilloso piano, por lo que también me tocó comprar una nueva silla.

Ahora bien, aquí lo importante es el instrumento y por eso me gustaría contarte un poco más sobre mi teclado.

 

Teclados digitales

Un teclado es la opción más mínima, sólo una carcasa alrededor de las teclas y los controles. Esto lo hace portátil y suele ser la opción más barata. También se le puede llamar teclado «electrónico» o «eléctrico» porque el sonido es sintetizado o muestreado. Sale de un altavoz incorporado con volumen ajustable (o de una entrada de auriculares si no quieres molestar).

Los teclados digitales no necesitan mantenimiento y casi siempre se puede elegir entre una serie de sonidos de instrumentos: pianos, órganos o instrumentos que no son de teclado, como las cuerdas. La calidad del sonido de los teclados más baratos y antiguos no es muy buena, pero los modelos modernos son bastante buenos.

Una desventaja de los teclados digitales es que la experiencia de tocar puede variar de excelente a no tan buena en función de dos factores clave: el número de teclas y el tipo de acción de las teclas.

 

Número de teclas

Un teclado de piano de tamaño normal tiene 88 teclas, que abarcan siete octavas y tres notas adicionales. Si quieres la experiencia más precisa de un piano, opta por esto. Si estás limitado por el tamaño, el siguiente más grande está bien (76 teclas: seis octavas, tres notas). Esto te servirá, pero te encontrarás con el límite inferior en algunas piezas clásicas como «Für Elise» de Beethoven, el límite superior en gran parte de Chopin (le encantaban las notas altas), y muchos compositores del siglo XX como Debussy, Ravel, Prokofiev y Bartok.

Si hay menos de 76 teclas, se topará con frecuencia con los límites superior e inferior. Por supuesto, si no tienes espacio y tienes que elegir entre 61 teclas o nada, entonces 61 teclas. Cinco octavas te limitarán, pero eso es todo lo que tenían en el 1700 cuando Mozart componía música. Y si era suficiente para Mozart…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba